Una forma de almacenamiento en frío sencilla y original

Como todos sabemos, la seguridad de los Bitcoin ( y de las otras criptomonedas) es algo fundamental. Almacenar los Bitcoin en una dirección online o en un exchange es algo muy arriesgado. En ambos casos las plataformas que alojan esos Bitcoin pueden ser hackeadas y podemos perder nuestro dinero. También es probable que la plataforma sencillamente desaparezca.

Por eso existe la opción del denominado «almacenamiento en frío«. El almacenamiento en frío no es más que «sacar los Bitcoin del mundo online«. En otros artículos hablaremos más detenidamente acerca de cómo realizar esto. Ahora nos queremos centrar en un tipo de almacenamiento en frío muy sencillo y muy original.

Almacenamiento en frío mediante una cartera de papel

En Bitcoin podemos realizar un almacenamiento en frío mediante la impresión de una billetera de papel. Una billetera de papel no es más que una dirección de Bitcoin, de carácter público pues todo el mundo puede tener acceso a ella, y una clave privada, que es, por decirlo de alguna manera, la llave que abre la cerradura de la dirección pública.

Cartera de papel para bitcoin

Esta, por ejemplo, es una cartera de papel que acabo de crear en walletgenerator.net. En otro artículo hablaremos acerca de cómo crear estas carteras de la forma más segura posible. Como vemos, hay una dirección pública y otra dirección, más larga, privada.

El caso es que ahora tenemos una cartera de papel, y el papel ya sabemos que es muy delicado. Para empezar deberíamos imprimir al menos una copia de esta cartera y guardarla en otro lugar separado de la impresión original. Así, si perdemos una cartera, tendremos la otra.

Una forma segura y sencilla de almacenar carteras de papel en frío

Además de guardar al menos otra copia en papel, es recomendable guardar al menos una imagen digital de la cartera. El papel se puede romper y si guardamos al menos una copia digital de la cartara podremos retirar nuestro dinero. Pero aquí surge la gran preguna ¿dónde guardo una imagen digital de la cartera, sobre todo de la clave privada?

La primera opción es un disco duro externo que no lo tengamos habitualmente conectado a la red ni encendido. Esto puede suponer riesgos por parte de virus.

Una opción original es disponer de una cámara digital. Si no tenemos ninguna ahora, en 2019, se pueden comprar por muy poco dinero. Como ya prácticamente nunca usamos la cámara digital el riesgo de que la llevemos por ahí y la perdamos es muy bajo. Si además la guardamos en el fondo de un cajón y le quitamos la batería para que no se estropee, mejor.

Con la cámara digital podemos hacer una fotografía, bueno, varias, para mayor seguridad, a cada una de las carteras que tengamos, y de esta manera guardar una copia digital de la clave privada. Importante, con aplicaciones como Mycellium debemos comprobar que el código QR de la clave privada es escaneable por la aplicación. Si no es escaneable tendríamos que introducir a mano el código alfanumérico de la clave privada, y eso siempre es muy engorroso.

Podemos guardar las fotografías en una memoria SD dentro de la propia cámara y así tener la seguridad de que podremos visualizar las carteras en cualquier momento.

 

NOTA:

Que a nadie se le ocurra utilizar la cartera que aparece en la imagen, porque la clave privada está a la vista 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *